NOTICIAS

Volver a noticias

Alfalfa del Ebro para vacas chinas

Agricultores aragoneses valoran el acuerdo alcanzado con China para exportar al año 200.000 toneladas de esta forrajera.

Fecha: 16/12/15

Los contenedores que llegan a los puertos españoles desde China cargados de bagatelas todo a 100 ahora volverán llenos de alfalfa. Por unos días, los agricultores y productores de forraje deshidratado —de Aragón, en primer lugar, catalanes y castellanos después, siguiendo el orden de las toneladas producidas—, han cambiado su mirada al cielo por el horizonte chino, donde atisban buenas noticias para el campo español: el país asiático ha abierto el mercado de la alfalfa después de cerrar un acuerdo cuya negociación se ha demorado tres años. “Y porque les corría prisa”, dicen los que han estado al tanto de las conversaciones.

Los cálculos más equilibrados cifran en 200.000 las toneladas que España podrá vender a China el año que viene tras el acuerdo que selló el pasado 25 de septiembre en Pekín el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. “A un precio aproximado de 220 euros cada una, son 44 millones de euros”, afirma Joaquín Capistrós, director de la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada (AEFA). ¿Son las cuentas de la lechera? Ya se verá. Cierto es que los chinos necesitan diversificar sus mercados y reducir la fuerte dependencia que tienen de la importación de Estados Unidos. Un enfado de los norteamericanos les podría cerrar un comercio vital para sus nuevas exigencias.

Capistrós, que en los últimos tiempos no ha dejado de recibir a ciudadanos chinos en Zaragoza, lo cuenta así: “Ellos han tenido grandes problemas por el fraude de su leche maternizada, de consecuencias terribles para la salud de miles de niños, y además están cambiando su dieta y aumentando la ingesta de lácteos. Ahora mismo tienen 1,7 millones de vacas en grandes explotaciones. Quieren llegar a los cinco millones en 2020. Han comprado novillas en Uruguay, montado las mejores salas de ordeño... Ahora necesitan la mejor alfalfa”. Y los de Aragón dicen que esa es la que crece en las orillas del Ebro.

España es el primer productor del mundo de forraje deshidratado (en su mayoría alfalfa): el año pasado se obtuvieron 1,6 millones de toneladas en 250.000 hectáreas sembradas. Y es el segundo, tras EE UU, en exportación de esta alfalfa —con alrededor de un millón de toneladas anuales.

GRUPO INPROQUISA GLOBAL